¿Es adecuado el término Curador de contenidos?

| 7 febrero, 2013

Esta mañana se ha publicado un mensaje en la lista Iwetel en el que se preguntaba por una traducción más afortunada para “curación de contenidos”. En un mensaje posterior se ha hablado de documentalista, lo cual no es nada descabellado… pero como yo creo que esa pregunta va mucho más allá de los puramente terminológico me he animado a responder.

Copio a continuación mi mensaje íntegro. Iwetel es una lista profesional con casi 6.000 miembros del sector de las bibliotecas y los centros de documentación, así que la cuestión debe entenderse en el contexto de esa profesión.

Creo que no es solo una cuestión terminológica.

Yo he hecho algunos cursos y charlas sobre curación de contenidos (lo siento), y precisamente en una de las últimas (Socialbiblio, el mes pasado) empecé explicando mi punto de vista sobre este tema. Es el siguiente:

  1. Teóricamente, para la gente de nuestra profesión lo único nuevo que hay en el concepto de curador de contenidos es el nombre*. Es cierto que se asocia la denominación a un entorno más tecnológico que el tradicional, al uso de herramientas de la web social… pero cualquier profesión experimenta evoluciones o cambios y no por eso hay que cambiarle el nombre a medida que se moderniza.
  2. Sabiendo que no es necesario cambiar el nombre por razones técnicas, si yo veo una oportunidad de trabajo en llamarme curador de contenidos (o content curator) que no veo llamándome documentalista… pues lo siento mucho pero me haré llamar curador de contenidos (seguro que a algunos incluso les daría vergüenza usar esa denominación, pero no es mi caso).

Como yo lo veo, hay básicamente dos entornos profesionales en los que nosotros podemos trabajar:

  • Entorno bibliotecario
  • Resto del mundo

Tradicionalmente, hemos trabajado en el entorno bibliotecario (en genérico) y hemos estado muy preocupados porque el resto del mundo no entiende lo buenos que somos en nuestro trabajo… y lo útiles que podríamos ser para ese resto del mundo si se enterara de que existen los documentalistas.

Pues bien, pasa el tiempo y parece que no se enteran (qué le vamos a hacer, habría que investigar las causas pero una de ellas podría ser que no hemos sabido ir donde había que explicarlo y explicarnos). En cambio ahora al resto del mundo le llama la atención un nuevo perfil (nótese la cursiva, por favor) que se llama curador de contenidos, igual que durante un tiempo llamaba la atención otro perfil llamado community manager o, anteriormente, lo había hecho otro llamado infonomista. Seguro que ha habido otros que ahora no recuerdo o que no he llegado a escuchar (soy joven), y habrá otros más en el futuro.

El caso es que, mientras nosotros nos preocupamos por la pureza de nuestra denominación, hay otros que sin saber conceptualizar una necesidad de información ni haber hecho una búsqueda avanzada en su vida están vendiéndose como curadores de contenidos porque han aprendido un par de herramientas y saben seleccionar enlaces que les llegan vía Twitter. Y por si eso fuera poco, encima hay algunos otros que les contratan y les pagan por ello.

Yo lo veo claro: lo importante no es el nombre sino las destrezas de cada uno y las oportunidades de sacarles partido a nivel profesional y personal detectando las oportunidades que ofrece el entorno. La terminología está bien (no digo lo contrario), pero creo que el debate que puede surgir de reflexionar sobre denominaciones como la que nos ocupa puede ir mucho más allá de eso.

* Aunque mi experiencia en los cursos a veces me muestra otra realidad que no coincide tanto con la teórica.

Por si interesa: el debate en Iwetel.

Category: Bibliotecas, Reflexiones

Loading Disqus Comments ...
Loading Facebook Comments ...